La otra vía

“Soy alguien dañino”, “no sé tener relaciones de pareja”, “soy un trabajador conflictivo”, “soy un mal amigo”… Y así mil. No somos perfectos, ¡sorpresa! Todos y absolutamente todos cometemos errores. Cometemos errores como amigos, como parejas, como familiares, como compañeros de trabajo… Sólo hay una forma de no cometer errores: morirte. Cuando te mueres tienes ...