Piedra, papel o eBook.

Acabo de pasar un rato increíble en una librería. Una de esas en las que casi no se ve la pared, los libros no están precisamente ordenados y los carteles de los géneros están hechos a mano. Me compré un Kindle hace dos años. Me parecía un producto con muchas ventajas: no hay que cargar ...