Dislexia política

La crisis económica ha hecho que la política haya cobrado especial importancia en nuestro día a día. Constantemente expresamos nuestras opiniones, escuchamos otras y en muchas ocasiones reflexionamos. Yo creo que esta la parte positiva de la crisis, el aumento del interés de las personas por la política.

Suelo leer opiniones de personas que se declaran abiertamente de una ideología, de izquierdas o derechas. Normalmente cada uno defiende al partido que le representa y desprecia las iniciativas del contrario. En muchas ocasiones incluso nos olvidamos de nuestro ideología, simplemente defendemos a nuestro partido basándonos en lo malo que es el otro.

Llegado a este punto pensé, ¿qué es ser de derechas y qué de izquierdas?

Lo primero que hice fue cometer el error de tomar a nuestro país como referencia. No creo que absolutamente todo lo que haga el PP o el PSOE pueda ser clasificado de derechas o izquierdas. Cada cual tiene su historia, razones e intereses que les hacen como son.

Pensé en derechos y libertades. Encontré muchos ejemplos en los que tanto unos como otros habían sido opresores y libertadores.

He intentado buscar patrones en muchos aspectos, pero siempre encuentro contradicciones. Después de mucho pensar creo que es algo mucho más básico.

Creo que los términos que marcan la diferencia entre ambas ideologías son: bondad y autonomía.

Para la izquierda las personas son buenas, civilizadas y tienen conciencia de grupo. Además, considera que las personas necesitan de un estado para sobrevivir.

Para la derecha las personas tienen un instinto más salvaje, cada uno mira por sí mismo y el más fuerte gana. El estado entra lo menos posible en las decisiones individuales, cediendo la responsabilidad al ciudadano en caso de fracaso.

Mi conclusión final es que la ideología no es algo personal ajeno al resto del mundo. Creo que según las personas con las que convivamos un modelo puede ser más correcto que otro.

Leave a Reply